Pide perdón y perdona

El perdón está infravalorado. No se puede hacer así como así. Para pedir perdón siempre hay un antecedente: una equivocación, una discursión, un rocecillo… y, lógicamente, no puede hacerse de cualquier manera. Existen personas que constantemente están pidiendo perdón y parece que este gesto pierda su esencia. Otras, en cambio, parece que deben estar a punto de morirse para pedirlo. Supongo que debe existir un término medio y pedir perdón cuando sea necesario, tampoco es cuestión de  ir regalando perdones a troche y moche. Cuando pides perdón tienes que hacerlo de corazón, es uno de los requisitos indispensables. Mirar a los ojos mientras lo haces tampoco viene mal, aunque cueste. El perdón implica una temporalidad. Debes pensar en lo que hiciste en el pasado y elegir las palabras correctas para reconocer tus errores en el futuro. Reconocer tus errores ante otra persona. No es tarea fácil. En un perdón siempre hay dos personas: la que pide perdón y la que perdona, o no. Eso es lo realmente complicado. Someternos al juicio de los demás, que sean ellos los que tengan la última palabra, los que decidan si tu perdón ha sido lo bastante sincero como para aceptarlo. Si tras él había el arrepentimiento y el cariño suficiente. Pedir perdón es algo más que un gesto, es toda una muestra de cariño: es aceptarte a ti mismo, reconocerte imperfecto y asumir que la otra persona es importante para ti.

Que no se te haga tarde…

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s