mi compañero

Enamorarse está a la orden del día. Abrazos eternos, con sabor. Besos en los que el cariño se huele a kilómetros. Caricias que se deshacen. El ser humano siempre tiene amor para dar y regalar pero hay que saber a quién. El quién es lo fundamental, es la clave. Tienes que saber si esa persona merece tu insomnio, ese tiempo frente al espejo, e incluso esas sonrisas que no tienen dirección. Debes tener en cuenta si merece la pena compartir la soledad con ella: dejarle un hueco en el sofá, un rincón en el baño y ofrecerle la oportunidad de darle un sorbo a tu café. Pero sobretodo, tienes que pensar si estará preparado para entrar en tu cama. Dormimos una media de 8 horas al día, que son 2920 al año y que serán 175200 cuando tengamos 60 años. Son muchas horas, por eso cualquiera no puede estirarnos las sábanas y robarnos la almohada, y mucho menos el corazón. Elegir a la persona con la que compartirás tu cama y tu vida no es tarea fácil, debe hacerse bien, con cuidado, con empeño porque luego hay personas que se equivocan y no pegan ojo en toda su vida.

Duerme conmigo….

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s