Nadie espera tanto

Lo peor de todo es que seguí intentándolo incluso cuando todo estaba perdido. Tú, yo, nuestras ganas. Seguí queriéndote en secreto y buscándote en mis letras. ”Es mejor así” decías y yo todavía no sé a que te referías. Seguí viéndote incluso cuando ya te habías ido, cuando habías decidido que tu sitio no estaba a mi lado. Pero yo seguí queriendo que fueras tú, seguí alimentando a mi corazón con lo poquito que me dabas. Quise seguir apostando por ti todas las noches y digo quise porque querer implica un deseo y yo lo tenía, eras tú. Quise seguir creyendo en las historias de amor que acaban bien, quise seguir esperando tus pequeños gestos, esos casi imperceptibles. Decidí no quitarme la venda de los ojos y seguir soñándote. Seguir inventando lo bonito de nuestra historia aunque ya no diera para más. Estirar los detalles cada vez más y conformar a mi ilusión durante días. No quería darme cuenta de que cada vez estabas más lejos, no quería verlo. Quise creer que todavía te quedaban ganas y me equivoqué. Me equivoqué como muchas otras veces en la vida, pero esta fue una de las que más me dolió, lo confieso. Y seguí manteniendo la esperanza de que todo volviese al mismo sitio que antes, que volvieras tú y con ello, los dos.

Y aún sigo esperándote…

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s