el frío también se cura viajando

Lo recuerdo como un golpe duro, pero superable. Todo es superable. No soy de esas típicas personas que se encasillan y que renuncian a lo que venga aferradas siempre a un pasado que no va a volver. El pasado nunca vuelve y si lo hace es para recordarte el porqué del que ya no esté. El porqué del pasado lo llaman. De repente, te das cuenta de que ha llegado el invierno, de que el frío baja por la espina dorsal hasta los pies y que se te quedan cortas las mantas para taparte de él. ‘‘Eso no me llevaba a ninguna parte”, te sinceras contigo mismo aunque ya lo sabías. A veces es mejor dejar pasar ocasiones, perder trenes, no llegar ni siquiera a encontrar la estación. No significa perder oportunidades, yo diría que se trata de no desaprovechar el tiempo. ¿De qué te sirve subir a un tren roto?¿o a un tren que no te lleva donde tú quieres? No te engañes, no sirve de nada, aunque te empeñes en justificar el gasto que supone. Deberíamos comprar billetes de ida en los que no valga la pena volver. Viajes que te den los motivos suficientes como para quedarte y no regresar. La compañía puede ser uno de los motivos de tu no retorno pero no olvides que lo más importante eres tú y si no te tratan como mereces….cambia de destino.

El pasado ya no está y el frío es pasajero… sigue viajando

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s