Punto y a parte y adiós.

El momento en el que una persona decide sacarte de su vida, llega, siempre llega. Y entonces es como nos rompemos en pequeños pedazos, pedazos que tendremos que colocar posteriormente en el sitio que les toca y duele. Duele el hecho de no compartir más momentos. Duele acabar una comunicación. Duele olvidar. Pero creo que lo que más duele es ver como esa persona rehace su vida y tú sigues remendándote las heridas. Somos tan egoístas que deseamos que después de nosotros no haya nada más. ”No encontrará a nadie que lo quiera más que yo”. A lo mejor más no, pero seguro que sí mejor. Debemos aprender a dejar ir, a que nos sustituyan, debemos interiorizar que a veces no nos necesitan, que no hacemos falta y que de nada vale insistir si la otra persona ya no quiere contar contigo.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s