ahora ya no hay quien nos encuentre

Lo mejor de todo es que no me engañaste, lo peor es que ya lo hice yo por ti. Me alimenté como pude y dejé pasar los días sin quitarme esa venda que tanto daño me hacía. Me ponía excusas y me las creía. Y veía ciertas siluetas, veía ciertas actitudes y me negaba a aceptarlas. Daba más importancia a lo que pensaba que a lo que veía que hacías. Me equivocaba y me gustaba. Un juego masoquista, autodestructivo. Tu silencio me mataba y yo me recomponía esperándote. Y solo ha hecho falta un poquito de tiempo para darme cuenta de que sí sabías hacer las cosas bien, sí que las podías haber hecho, pero no quisiste. Te sobraron razones, pero te faltaron ganas. Tantos silencios incómodos, tantas noches vacías, tanto frío en mis huesos, en mi piel y sobre todo, en mi corazón. Tantas veces en las que quise seguir pensando que las cosas no eran así, en las que hice todo lo que estaba en mis manos. Me reventé la paciencia, la confianza y el amor y la culpa es solo mía. Y con tu adiós fue cuando me di cuenta de que esto no acababa aquí, sino que esto llevaba acabado hace mucho tiempo.

Maldita sea, todavía no puedo explicarme porqué fui tan estúpida.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s