entre tu espalda y la pared

Tan lejos de aquí fue cuando lo entendí todo: fue cuando me di cuenta de lo difícil que era soportar un amor no correspondido, en aquella cama comprendí que no era para ti y yo no lo había visto. Necesitaba más espacio en aquellos 90 centímetros y no sabía de donde sacarlos. Necesitaba echarle espacio al asunto, un par de kilómetros quizá. No pude dormir dándole vueltas al por qué. Por qué todo tenía que complicarse, por qué la razón le gano la partida a cualquier otro impulso, por qué decidiste que yo te hacía falta en aquella habitación para 1. Pero sobre todo por qué no aposté, por qué decidí quedarme quieta y no perder. Pero tampoco ganar. Supongo que me puse en tu lugar y en el mío: las cosas complicadas nunca se me han dado demasiado bien. Y así fue como quise dejarlo todo como estaba: tú y yo en la misma cama pero completamente separados.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s