Y a quien no le guste, que no mire

La madurez es algo que no se puede tener de un día para otro. La madurez es parecido a salir lleno de golpes de una pelea de boxeo donde te has dejado hasta el alma y saber que te la tendrías que haber dejado mucho más. Hay personas que nunca llegan a ser lo suficientemente maduras como para ponerse en tu lugar, como para saber qué es lo que realmente te ha hecho daño. Hay personas que ni aprenden ni comprenden. Que no asimilan que algo se acaba, que algo que se les escapa, que hay te llenan. La madurez no acaba con los soñadores sino que les enseña un camino que les llevará hasta lo que están buscando. Pero el camino no tiene porque ser fácil. Darle a un botón y eliminar un comentario, te salva, pero la realidad de fuera sigue siendo la misma: a todo el mundo no le puedes caer bien, lo siento. Puedes fingir que no has escuchado ese algo que te ha sentado tan mal, ojo, oídos y hasta manos ciegas. Pero no debes equivocarte, no todo aquel que te sonríe, quiere siempre tu bien, aprende a diferenciar.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s