oportunidades

Cargada de miedo hasta las orejas y sin saber muy bien qué era lo que estaba haciendo, olvidé todas mis dudas y pensé que podría funcionar. ¿Por qué no?. Me tiré de lleno a una piscina. De cabeza, sin flotador y sin haber pensado antes todo lo que podía pasar. Esta vez no le di tantas vueltas, no me entraba en la cabeza que algo pudiera salir mal. Decidí ser valiente y dejar que las cosas pasaran. Con el corazón en la mano y un nudo en la garganta me planté delante de ti. Qué difícil todo después de tanto tiempo. No sé si te diste cuenta pero seguí temblando incluso después de que me besaras, incluso después de saber que era yo lo que querías. No entendía lo que estaba pasando, no sabía porqué no podía frenar todo aquello. Me pedías que confiara en ti tan convencido, me mirabas con aquellos ojos que no pude negarme y tampoco quise. Ahora sé que arriesgarse a veces trae cosas bonitas. Tan bonitas como tú.

espero que no te marches…

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s