si te digo la verdad…

Siempre me ha gustado complicarme la vida, dejarme el paraguas en casa y salir por ahí sin saber muy bien donde iba. Siempre he querido controlarlo todo, incluso a mi misma y me moría esperando a que las cosas pasasen. Pero siempre llega el momento en el que aprendes perdiendo. Te hace falta que algo desaparezca para darte cuenta de su valor, parece mentira. Y llega el momento en el que no sirven ni segundas ni terceras oportunidades. Perdonamos por encima de nuestras posibilidades a personas que nos hacen las perrerías más grandes que podríamos imaginar mientras dejamos que otras personas abandonen nuestra vida sin pena ni gloria.Y de nuevo, perdonas. Y lo haces con la esperanza de que no vuelvan a engañarte o que por lo menos, si lo hacen, esta vez no te enteres. Muy triste. Y ves de lejos a aquellas personas que dejaste marchar y te da tanta rabia, qué impotencia…

una pena haber estado tan ciego, tonto y sordo…

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s