todo lo que bebo es tu ausencia

No conozco a ninguna persona capaz de esperar durante mucho mucho tiempo y los que lo hacen acaban volviéndose completamente locos…¿de amor? quizás. Esperar no es ninguna tontería, no puede hacerlo cualquiera. No me refiero a ese en cinco minutitos estoy lista, espérame; no puedo hablar ahora, espera. Yo entiendo una espera como algo que conlleva tiempo, paciencia y ganas. Una espera que siempre tiene un número, unos días, unas semanas, unas horas. Sin darnos cuenta siempre intentamos simplificarlo todo: Me voy 5 meses no 20 semanas, me voy 3 semanas no 21 días, me marcho 5 días no 120 horas. Hacemos cuentas atrás descontando más tiempo del que toca porque el día de ir y de volver no cuentan y deseamos que llegue ese momento, o no. Así es como me doy cuenta de lo efímera que puede ser una espera: hay esperas que matan, que hacen que te sientas verdaderamente impotente por no poder pasar el tiempo tan rápido como me gustaría. Y me pierdo esperándote. Y a estas alturas no me queda otra opción que creerme que tú también me esperarás, que tú también le harás una cruz al calendario cada día que pase mientras vuelvo. Tú y yo sabemos que esos cinco minutitos se van a hacer muy cuesta arriba. Tan cuesta arriba que nos plantearemos incluso abandonar, dejarlo estar. Y entonces recordaremos que volver siempre merecerá la pena, que no hay mal que dure cien años y que no hay nada mejor que las ganas que te tengo.

Laura Lozano

Anuncios

Un pensamiento en “todo lo que bebo es tu ausencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s