baile de ilusiones

Las mentiras como que no me las trago, se me hacen bola cuando intento masticarlas. Las cosas claras y el chocolate espeso. Las mentiras acaban con la poca verdad que puede tener un gesto. La mentira mata. A mi no me hace falta que me vendas la moto, ni que me ayudes a buscarle tres pies al gato: llega un momento en la vida en el que eres tú quien decide qué es lo que quieres hacer, sin tonterías. Si tienes algo que decirme, dilo, es sencillo. Hoy no me apetece quedar contigo. De acuerdo, lo entiendo y no pasa absolutamente nada, pero no me mientas. No me vas a hacer daño, te lo prometo. Te prefiero sincero. Tan sincero como para no llenarme la cabeza de pájaros, ni de pájaros, ni de viajes al fin del mundo que no haremos. No quiero pasarme el día soñándote, soñándonos. No me digas que tienes ganas de verme, no me digas que te mueres por darme un beso, no me digas que me echas de menos. No, no y no. No me digas nada que no seas capaz de demostrarme. Prefiero que hagas lo que tengas que hacer, lo que te salga de ahí dentro, pero lo único que te pido es que lo sientas. Si hoy no quieres verme, no me veas. Pero te adelanto que las palabras no me sirven de nada. Las palabras son preciosas, es cierto, pero no sabes la facilidad que tiene el viento para arrasar con ellas y llevárselas lejos, bien lejos…

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s