y a la vuelta qué?

Supongo que la distancia es necesaria. Necesaria para saber quién te hace falta, a quién echas de menos y a quien de más. La distancia hace que un abrazo se convierta en lo más cálido del mundo cuando fuera hace frío y que seas tu propio refugio cuando las cosas no van bien porque no hay más cojones. La distancia te descubre nuevos sentimientos, nuevas sensaciones, algunas tan agradables como la libertad. Y hablo de libertad, no de libertinaje, no vayamos a confundir términos. No está mal tener a quien atarse pero también hay que saber apreciar la libertad de ensanchar la cuerda y sin llegar a soltarla, respirar. Porque en ocasiones es necesario hacer lo que quieras, cuando tú quieras porque quizás estas donde tú quieres estar, o tal vez no, pero te separan los suficientes kilómetros como para ser todo lo libre que tú y solo tú, quieras ser. Sin horarios ni calendarios. Es cierto que no hay nadie en casa esperándote, pero qué más da. Esto es la vida, disfrútala

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s