Al mal tiempo, tú

Y mira que las cosas se han puesto difíciles entre nosotros. Recuerdo todas las veces que me encerré en mi cuarto porque no me querías entender, también me acuerdo de las veces que te grité para que me oyeras más que la razón que creías que tenías. Fueron tantas y tantas noches las que dejé de dormir pensando que tal vez era yo y no tú o tal vez tú y no yo. Me rompí la cabeza tantas veces…no lo sabes tú bien. Pero por mucho que dudara, había algo que siempre tenía claro: eras tú y no otra persona. Podría andar durante años, pero al final de cada camino que tomase siempre ibas a estar tú, siempre iba a encontrarte. Tus brazos serían mi mejor consuelo y tus manos me curarían todas las heridas. Mi independencia siguió intacta, todo tengo que decirlo, pero se vivía mucho mejor con tus besos. Digamos que el día lo enfrentaba mejor si el contacto de tu espalda era lo primero que sentía por la mañana. Y por eso seguí enamorándome de ti cada día, seguí eligiéndote una y otra vez. A pesar de que lo hiciera mal, a pesar de que lo hicieras tú. Seguir descubriendo desperfectos y ponerles remedio a tu lado. No imaginaba un plan mejor.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s