mucho más allá del mar

Nos veremos muy pronto. Pero en ese pronto nadie especifica cuánto vamos a tener qué esperar, cuántos días van a pasar. Un pronto sin concretar que te mata de pena. Ahora ya entiendo a los que decían que despedirse es complicado. Qué fácil es marcharse y cómo nos duele a los que nos quedamos. Ahora voy a ser yo la que va a permanecer sentada, en silencio, viéndote marchar y sabiendo que ya no vas a volver, que se acabó lo que se daba. Ahora tengo que aprender a decir adiós. Por cojones, porque no me queda otra. Despertarme sabiendo que mañana ya no será lo mismo, porque ya no estarás. Pero y qué me dices de nosotros, qué es lo que se supone que vamos a hacer cuando ya no estés. Cada uno ya tiene su lugar, su sitio, unas manías que el resto ya hemos aceptado, todos hemos creado unos lazos casi irrompibles y ahora tenemos que enfrentarnos a la distancia y al olvido. Creo sinceramente que todo es mucho más sencillo cuando sabes que hay un billete de vuelta, por mucho tiempo que vayamos a pasar sin vernos, siempre sabes que ese alguien va a volver. Hay una fecha concreta que aunque te agote la ilusión mantiene tu esperanza, sin ella, solo queda creer que el destino nos brindará de nuevo la oportunidad de volvernos a disfrutar.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s