que alguien te haga ver el cielo pero lejos

Eras venenosa y yo lo supe ver desde el principio. Yo y todos los que me rodeaban. Pero no quise hacer caso ni a ellos ni a mi mismo. No me hacías ningún bien y lo peor de todo es que yo lo sabía. Pero disfruté del tiempo que estuvimos juntos, aunque nunca supiste hacerme feliz. Tu prioridad eras tú y mi prioridad eras tú también, había algo que fallaba. Me engañaste, me mentiste, me traicionaste y aún así seguí queriéndote porque creía que algún día serías capaz de ver todo lo que hacía por ti, que lo hice porque así lo sentía, no tengo ninguna intención de echártelo en cara. El problema era que no sabías ver más allá de tu propio ombligo, tú eras el centro de todo. Hay que ver cuántas veces me gritaste que me largara, que no me querías, cuántas veces me engañaste, me mentiste, cuántas veces me hiciste llorar hasta que me quedé sin fuerzas. Dime cuántas porque yo perdí la cuenta. Pero la culpa fue mía, por volver siempre a ti. Aunque estuvieses machacando mi felicidad y mi ilusión. Y dónde estabas cuando te necesitaba. Yo te lo voy a decir: nunca estuviste. La rabia y la impotencia podían conmigo y tú me dejabas solo. Y yo te volvía a perdonar porque esos ojos me daban la vida. Pero ya no más. Ya no te paso ni una. Ya no quiero salvar esta relación efímera que no me lleva a ningún sitio, ya no siento nada cuando veo tus cosas en aquella caja. Ya no me busques, ya no te quiero más.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s