debería dejar de buscar la luna en los charcos

Y volví a aquella relación tan enfermiza que teníamos ambos. A aquella en la que solamente pedías y yo solamente daba. Porque una vez más fuiste egoísta y yo te lo permití. Dejé de quererme, dejé de querer a los que estaban a mi alrededor para creer que esta vez sí podía funcionar. Aún conociéndote, aún conociéndome a mi. Me consolaba pensando que esta vez sí, que ya no tenía más paciencia para esperar ese cambio que me prometías. Pero lo peor de todo es que sabía de sobra lo que iba a pasar. Estaba enganchado a ti. No se me pasaba el mono. Era valentía lo que me faltaba. Era demasiado cobarde para decirte que no. Que yo no me merecía que me quisieras así. Así de mal. Era tan idiota que prefería ponerme hasta el culo de ti y a la mierda. Me ponía a pensar y no podía soportar un ”esto no funciona” de otra persona que no fueras tú. Por eso era un cobarde. Era un cobarde por no haberle dado una oportunidad a esas personas que quisieron apostar por mi. Un puto cobarde porque no quise que me quisieran como me merecía. Y no te dejé de querer como te merecías tú. Y tiré a la basura todas aquellas noches desenganchándome de ti, todos esos días en los que nuestra distancia me alegraba la vida. Soy un idiota.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s