me lo pide el cuerpo

”Salgo para tu casa”, esa frase que después de todo el tiempo que ha pasado todavía me pone nerviosa. Se me hace eterno el camino de mi casa a la tuya. Pero no te puedes imaginar la sonrisa en mi cara cuando ya estoy llegando. No se puede medir. Y mientras tanto me llenas el móvil de ”cuánto te falta, cómo tardas. Cuando abres la puerta y sales tímido a encontrarme. Ahí es cuando me doy cuenta de la suerte que tengo. Cada día. Y me parece que llevaba sin verte toda una vida. Y hablamos, te cuento y me cuentas. Las carcajadas están aseguradas. Me haces feliz a mayor velocidad de la permitida y ya verás como nos van a multar. Luego no digas que no te lo he dicho. Cantar en el coche, bailar en la cocina, jugar en la cama. Que me gustes más sin ropa que con ella. Y que el tiempo se burle de nosotros y pase tan tan rápido que cuando me quiera dar cuenta, ya sea tarde. Lo siento, pero si esto sigue así querré un poquito de ti mañana también, y pasado mañana, e incluso si me apuras, el día de después…

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s