derribo

Creíste que era la mejor forma y me desgastaste. Me repetías continuamente las cosas que no hacía. Y a las que hacía siempre les sacabas pegas. Ya no me dabas consejos sino que me ordenabas.Y entonces mi vaso se colmó de cada una de tus gotas. Me mordía la lengua porque ya no quería gritar, ya no quería discutir. Enterré mis armas y me enfrente a ti con lo que pude, con lo que tenía. Deseaba marcharme, lo suficiente como para no oír ninguno de tus reproches. Es culpa tuya que no quieres aprender. Tuya no iba a ser, aunque no supieras enseñar, claro. No quiero más lecciones. Suena triste, pero lejos de ti es donde mejor podía estar.

Y no te arrepientas más por favor, no vuelvas a pedirme que te bese en la mejilla y que te perdone. No quiero hacer más excepciones porque hayas tenido un mal día en el trabajo. Olvídalo. Y olvídame a mi también.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s