calle melancolía

Me acordé de cómo me sentí la noche en la que nos perdimos. La noche en la que te perdí, para qué mentir. Aquella sensación con la que supe que algo ya no iba bien. Y esta vez no se iba a arreglar. Cuantísimas veces imaginé que sabrías perdonarme mientras corría hasta la puerta de tu casa. ”Esto no está pasando”me repetía. No sabía ni qué hora era: tú marcabas el ritmo de mi vida y de repente te habías parado. Miré una y otra vez a tu ventana pensando que aparecerías en ella porque todavía creías que lo nuestro me importaba más que mi orgullo. Porque todavía tenías ganas de quererme. Pero tu persiana estaba bajada: era tu punto y final. Aunque yo estuviera en contra. Así que dejé el corazón cerquita de tu casa, quemando mi último cartucho, por si todavía querrías volver. Yo me marché, con el pecho vacío y sin esperanza. Una pena haber hecho las cosas tan mal.

Laura Lozano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s