por dentro estás vacío

Todavía hay personas que no lo han entendido: las apariencias no sirven de nada. No entiendo esa necesidad de compartir todo lo que te sucede: ese coche nuevo, esa cena en un bar caro, ese hotel tan exclusivo en tus vacaciones. La felicidad son momentos: una tarde de cervezas con los amigos, hacer el amor en la playa, atragantarse de la risa. Las cosas materiales se rompen, se oxidan, se pierden. ”No te preocupes, todo saldrá bien”, eso es lo que te queda. Esa persona que no solo te calienta la cama sino el corazón. Ese beso al llegar a casa de un día de trabajo, ese abrazo que te carga de energía, ese ”cuenta conmigo” cuando crees que todo está perdido. No me quita el sueño lo que piense de mi cada una de las personas que me cruzo por la calle. No me importa si creen que soy más o menos rica, porque lo que sí que soy es feliz. Y eso, por mucho que algunos lo crean, no hay tienda donde se compre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s