cuida lo que tienes

No siempre tienes razón. No lo hagas si no lo sientes. Trata de entender las cosas. Paciencia y comprensión. No eres a la única a la que le duelen las palabras, los gestos. No seas egoísta. Ponte en el lugar del otro. Haz las cosas fáciles, se puede. No te enfades por cosas que no merecen la pena. Recuerda que ese tiempo que estás molesta lo estás dejando de disfrutar, es decir, lo estás tirando a la basura. No llores. Y si lloras, cuéntame porqué, vamos a solucionarlo. Dale más motivos a esa persona para que se quede que para que se vaya. Deja tu orgullo a un lado, sirve de poco. Reinvéntate antes de que sea demasiado tarde. Y quiere. Sin prejuicios ni reproches. Vamos a volverlo a intentar.

Laura Lozano

abriendo camino

Vamos a reescribir el cuento. Vamos a entender que las cosas también pueden salir mal. Vamos a pensar antes de hablar. Vamos a no cagarla. Por lo menos, no tanto como hasta ahora. Sobran los gritos, la rabia y el dolor. Estamos en nuestro derecho de equivocarnos. Pero también de rectificar. Vamos a intentarlo de nuevo. Respira: un, dos, tres. Piénsalo. Mereces la pena y mucho. Igual que la merecen todos los momentos que hemos compartido hasta ahora. Vamos a seguir luchando, no te rindas. Y si lo haces, dímelo, háblame. Yo voy a poner la energía que a ti te falta. No te guardes ni un mal sentimiento, sácalos todos. Grítale al mundo que tienes problemas pero que vas a solucionarlos. Que vamos a conseguirlo. Eres más fuerte de lo que crees. No estás solo.

Laura Lozano