Cosas de dos

Era esto, joder. Cenarnos el viernes bailándonos encima. Acabarnos la botella de vino con un único motivo: estamos vivos y eso hay que celebrarlo. Aunque hayamos tenido una semana, un mes o un año de mierda. Eran esas mañanas que se nos acaban yendo de las manos, esa manera de disfrutar de cualquier plan juntos. Era justo así cómo imaginaba que me sentiría algún día. Nos hacemos felices y está bien así.

Laura Lozano