Tengo muy poca tolerancia al fracaso, es un hecho. Ya no me queda mucha alegría aunque todavía conservo la paciencia. No me preguntes cómo ni porqué. Me consume no ver el final del túnel, saber que esto se acaba y que no tengo dónde agarrarme. Estoy cayendo y lo único que voy a permitirme es estar triste. No me lo merezco pero es lo que necesito. Y, a veces, hace falta escucharse.

Laura Lozano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s