Tú también te merecías que te hicieran reír. Te merecías esos abrazos sin avisar, esos besos en la nariz, esas sorpresas que te paralizaran las piernas y te aceleraran el corazón. «A mí todo eso no me gusta», me decías para justificarte. Y ahora sé que tenías toda la razón: no te gustaban porque nunca entendiste el significado de todos aquellos gestos. Marcharme fue lo mejor que pude hacer.

Laura Lozano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s