Doble check

“Fácil y posible. Así es cómo lo haces todo. Por eso me siento mejor cada semana que pasa. Eres amigo y amante. Y ojalá el tiempo pasase un poquito más despacio cuando estamos juntos porque has pasado a ser mi momento favorito de la semana. Independientemente de si es viernes o lunes. ¿Hacemos un trato? Vamos a seguir así todo lo que nos quede.”
📩Enviar

Laura Lozano

No lo sé

Cuándo me preguntan porqué hice esto o aquello, no suelo tener una respuesta convincente. Todavía hoy no sé qué motivo me llevo a permitirte tantísimos abusos. Creo que fue puro instinto de supervivencia. Si lo hacía, evitaba ese final que ya estaba escrito. Sobre todo los últimos meses. Ahora sé que te puse por delante: que te quise más que a mí misma. Y nunca debí haberlo hecho. He aprendido: no quiero que vuelva a pasarme.

Laura Lozano

Querido diario

Siempre he sentido que nunca era suficiente. Hiciese lo que hiciese y por mucho que me esforzase. Daba igual. Mal y tarde, ese era el resultado final. “Deja de hacerte la víctima”, me decías entonces. Supongo que así creíste que sería fuerte y dura. Y nada más lejos. Crecer tratando de ser feliz a través de otros ojos es dificilísimo. Sentir orgullo y creer que lo que hago vale, imposible. No puedo darte las gracias porque no me hiciste ningún favor. Soy yo la que lo siente.

Laura Lozano

Domingo

Últimamente los domingos empiezo de nuevo la cuenta atrás. Siento que no tengo miedo de lo que está por venir. Estos días me vuelvo más consciente que nunca de la suerte que tengo porque hay personas maravillosas que me acompañan. Especialmente una de ellas. Últimamente los domingos me calman y son el motor de inicio de una semana de ilusión y ganas. Allá vamos.

Laura Lozano

La toxicidad no se ve pero hace mella. Esa amiga que cuenta los días que lleváis sin quedar porque “prefieres estar con otras personas”; esa pareja que no te respeta o ese jefe que se apropia de tus ideas. Todos ellos crean un vínculo emocional con el que tratan de controlarte. Así que aléjate y si no puedes, establece una barrera que no les permita herirte. Tienen una vida demasiado triste y están frustrados. No soportan verte feliz, es solo eso.

Laura Lozano

casa

Es increíble cómo dentro de un mismo espacio hemos sido capaces de crear el nuestro propio. Me refiero al de cada uno. Somos capaces de saber cuándo nos hacemos falta al otro lado del sofá. Mientras tú ves una peli, yo leo. Pero sabemos en qué momento coincidir. Escuchamos qué es lo que quiere el otro y lo que le apetece. No hace falta ni llegar a un acuerdo. Vamos cediendo hasta lograr esta estabilidad que hemos construido juntos. Estoy orgullosa de lo que somos.

Laura Lozano

Imperfecta

Me olvido de más cosas de las que me gustaría, me tropiezo hasta con una línea pintada en el suelo. A veces voy por la vida sin mirar, lo confieso. Soy imperfecta. Muchísimo. Y aunque algunos defectos me molestan más que otros no sirve de nada señalarlos. Así que repetir una y otra vez lo desastre que soy no me va a hacer mejorar. Este es mi caos, quédate si te atreves.

Laura Lozano

Entre tantas, tú. Algo tienes, no me preguntes el qué. Hace tiempo que deberías haberte dado cuenta. Claro que las habrá mejores pero la manera en la que tú haces las cosas es única. Y eso te hace especial. Aunque a veces se te olvide. No has llegado hasta donde estás por casualidad. Tenlo presente: vas a conseguirlo.

Laura Lozano

Merecemos la risa

Somos lo que nos decimos cuando llegamos hechos trizas a la cama. Esos días en los que el mundo ha podido un poco con nosotros. En los que hemos pasado de tirar del carro. Yo te pido que ojalá cada vez que me sienta así, estés. Te digo muy bajito que te quedes. Que contigo no tengo tanto miedo. O que a lo mejor sí, pero sé que si estás voy a salir de esta a carcajada limpia. Y eso sí merece la risa.

Laura Lozano

2020

Está siendo un verano diferente. La diversión es mucho más íntima y hay menos personas inundando ciudades. Aún así, estos meses me están sirviendo para redescubrir la falta que me hacía pasarme el día sin cobertura en cualquier playa. Con sal en la piel y el pelo enredado. Me echaba de menos así, sin filtros.

Laura Lozano